Enfermedad Tiroidea Ocular

La Oftalmopatía de Graves es una afección que empuja los ojos hacia afuera y genera el aspecto no deseado de “ojos salidos”.

Otro video: Oftalmopatía de Graves Secuelas

Síntomas

Puede haber sensación de “basuras” en los ojos generada por la dificultad para cerrarlos. Además, hay personas que tienen visión doble, originada en la inflamación de los músculos. En algunos casos severos puede darse una disminución en la visión de los colores, percibiéndolos como apagados o más grises. Éste es un síntoma de suma importancia ya que es posible que influya sobre la visión en forma definitiva y, por ende, requiere un tratamiento urgente.


Fotos Antes y Después

Causas

La oftalmpatía de graves u oftalmopatía tiroidea o distiroidea, es una enfermedad autoinmune. Esto significa, que debido a causas desconocidas, el sistema inmunológico genera anticuerpos que atacan a la glándula tiroides, a las estructuras que rodean los ojos e infrecuentemente a la piel de la zona anterior de las piernas. Estos anticuerpos producen una inflamación de los músculos que a su vez lleva a un aumento de su tamaño.

Los ojos y tejidos que los rodean se encuentran dentro de la órbita. Ésta es una cavidad inextensible rodeada por huesos, por lo cual no puede alojar ese aumento de tamaño muscular y los ojos se ven empujados hacia afuera. Los músculos que levantan los párpados están en íntima relación con los que mueven los ojos, y también son afectados por esta alteración de la salud. Esto suele producir la retracción de los párpados, en especial, del párpado superior, que es el efecto más frecuente en este trastorno. Ello, junto con el avance de los ojos, produce el aspecto de “ojos salidos” tan característico.

Oftalmopatía de Graves
1. Oftalmopatía de Graves con exoftalmos y estrabismo.

Oftalmopatía de Graves
2. Después de la descompresión orbitaria, se observa el retroceso de ambos ojos, que permanecen desviados.


3. Ultima etapa de la rehabilitación de esta paciente. Se corrigió el estrabismo con cirugía sobre los músculos extraoculares.

Tratamiento

Esta enfermedad presenta dos etapas:

1- La primera, en la que ocurre la inflamación de los contenidos orbitarios, tiene una duración de 6 a 12 meses y se detiene en forma espontánea.

El uso de corticoides, durante esta etapa, puede ayudar a disminuir la inflamación de los músculos. Los corticoides empleados en forma oral tienen efectos adversos generales. Hay ocasiones en que los corticoides pueden inyectarse en el párpado inferior para que accedan a la órbita y, así, disminuya la inflamación característica de esta enfermedad, con mínimos efectos generales. Ocasionalemente pueden utilizarse también por vía intravenosa, particularmente para tratar los casos con inflamación más severa.

2- La segunda etapa comienza luego del fin de la inflamación y se denomina etapa “cicatrizal” o “residual” En ella, los cambios producidos en los ojos suelen mejorar en forma parcial o total. Los tratamientos quirúrgicos están destinados a corregir las alteraciones que persisten una vez desaparecida la inflamación. Antes de planear una cirugía debe esperarse un lapso mínimo de 6 meses para verificar la estabilidad de la situación. La única excepción son las raras instancias en que existe compresión del nervio óptico y disminución de la visión, y el tratamiento debe ser realizado rápidamente. Para corregir la salida exagerada de los globos oculares, en los casos en que uno o ambos estén afectados, puede efectuarse una descompresión orbitaria.

Esta cirugía produce un aumento del volumen orbitario y, de esa manera, los ojos retroceden en su posición. El tratamiento de la visión doble se realiza mediante cirugía sobre los músculos que movilizan los ojos. La rehabilitación consiste en la cirugía sobre los párpados, destinada a corregir su posición. Éste es el problema más frecuentemente encontrado en los pacientes con la enfermedad. Puede realizarse para descender la altura de los párpados superiores o para corregir el descenso de los párpados inferiores. Si solamente se observa prolapso de grasa orbitaria, conocido con el nombre de “bolsas”, se practica una blefaroplastia a fin de tratar ese problema específico.

Todos estos tratamientos pueden llevar varios meses hasta su culminación. Pero, gracias a los avances médicos, hoy en día es posible corregir en forma significativa las alteraciones oculares producidas por esta enfermedad.

CASOS CLÍNICOS COMENTADOS

1. Esta es una paciente que consultó con Oftalmopatía de Graves.

Su cuadro también empeoró a lo largo de 15 meses, a pesar de los tratamientos recibidos tanto en forma local como general, presentando exoftalmos y desviación ocular con visión doble permanente.

Cuando alcanzó su estabilidad, se realizó una descompresión orbitaria bilateral y luego cirugía de estrabismo.
El resultado final, se muestra en la siguiente fotografía, cuando recientemente concurrió a un examen de rutina.

 


2. Paciente de 54 años de edad, que consulta por Oftalmopatía de Graves. Refiere ojos irritados, y dificultades para realizar sus tareas habituales.

Presentó también una úlcera corneal:

ulcera corneal

 

Se indicó una descompresión orbitaria bilateral. Durante la misma, se quitó el exceso de grasa de los párpados inferiores.

Tal como sucede habitualmente, la posición de los párpados superiores no se modificó.

Como segunda fase en su rehabilitación, se operaron los párpados.

Artículos Relacionados