Fracturas de la Orbita

Las fracturas de la órbita son aquellas donde se fracturan los huesos que rodean al ojo o los huesos que están dentro de la órbita y sostienen las estructuras perioculares.

Las fracturas internas, que son las fracturas que normalmente ven los cirujanos oftalmólogos, son aquellas que pueden producir 2 alteraciones.

El hundimiento del globo ocular ocurre cuando los huesos se fracturan y los contenidos de la órbita caen dentro de la fractura. Esa es una de las causas por las cuales querríamos reparar quirúrgicamente una fractura.

Otra situación que puede producirse en una fractura, es que el piso orbitario o la pared media de la órbita se rompan, pasen los contenidos oculares a la fractura y la fractura se vuelva a cerrar.

Esto es una entidad que ocurre en niños con preferencia, debido a que sus huesos son muy elásticos y se denominan fracturas en puerta trampa.

Muchas veces estas fracturas dejan inmovilizado el globo ocular con sus músculos firmemente agarrados dentro de la fractura y constituyen un tipo especial de fractura que deben ser reparadas quirúrgicamente lo antes posible, debido a que la permanencia de los músculos dentro de la fractura pueden producir una lesión de los mismos, que luego pueda no tener una recuperación completa.

Las cirugías de fracturas orbitarias en general se realizan bajo anestesia general, no necesitan internación y una vez más pueden ser abordadas a través de incisiones transconjuntivales para evitar las cicatrices visibles.

Artículos Relacionados